¿Qué es la Economía Solidaria?

Mujeres-recogiendo-berenjenas.Taller-de-Jardinería.Huerto-Urbano-de-Roquetes.Segorbe-2006

Cáritas entiende la Economía Solidaria como la construcción de un modelo económico diferente y alternativo al sistema vigente.

  • Un modelo que ya está en marcha y que se concreta en todo un conjunto de iniciativas promovidas por personas, comunidades, organizaciones y redes -sociales y académicas- que ponen a la economía al servicio de la justicia social y del ejercicio de los derechos humanos.
  • Una economía que antepone el respeto al planeta y a sus recursos a otros intereses de corto plazo.

¿Cuál es nuestro punto de partida?

Hombre durmiendo sentado en escaleras del metro.Bilbao 2001Esta defensa de la economía solidaria parte de una dolorosa constatación: el sistema económico actualmente imperante genera injusticia, desigualdad y pobreza a gran parte de las personas que habitan nuestro planeta y se muestra irrespetuoso con su propia sostenibilidad.

El Papa Francisco lo ha expresado con contundencia:

“Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir «no a una economía de la exclusión y la inequidad». Esa economía mata.” (Evangelii Gaudium, 53 y 54).

Al mismo tiempo partimos de una firme convicción: el actual modelo económico no ha dado ni dará respuesta a estas grandes desigualdades entre pueblos y personas, sino que por el contrario, contribuye a su imparable aumento.

EL PAPA VISITA UNA FAVELA Y PIDE A LOS JÓVENES LUCHAR CONTRA LA CORRUPCIÓN

Por ello, el propio Papa Francisco continúa: “En este contexto, algunos todavía defienden las teorías del «derrame», que suponen que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de mercado, logra provocar por sí mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo. Esta opinión, que jamás ha sido confirmada por los hechos, expresa una confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan el poder económico y en los mecanismos sacralizados del sistema económico imperante. Mientras tanto, los excluidos siguen esperando.”

Alumna dando afecto a una anciana.Curso Fórmate para cuidar(2) (FILEminimizer)Necesitamos un nuevo marco

Frente a este sistema económico que genera pobreza y exclusión necesitamos un nuevo marco de relaciones económicas que sitúe en el centro de interés a la persona y su entorno, tanto social como medioambiental.

En este sentido, la Doctrina Social de la Iglesia ha sido firme en la necesidad de humanizar la economía.

Así, Benedicto XVI nos sigue recordando el reto que tenemos ante nosotros como sociedad: “El gran desafío que tenemos, planteado por las dificultades del desarrollo en este tiempo de globalización y agravado por la crisis económico-financiera actual, es mostrar, tanto en el orden de las ideas como de los comportamientos, que no sólo no se pueden olvidar o debilitar los principios tradicionales de la ética social, como la transparencia, la honestidad y la responsabilidad, sino que en las relaciones mercantiles el principio de gratuidad y la lógica del don, como expresiones de fraternidad, pueden y deben tener espacio en la actividad económica ordinaria.” (Caritas in Veritate, 36).

En definitiva, abogamos por la necesidad de un cambio de valores en la economía, de tal modo que la competencia, el individualismo, la maximización del beneficio den paso a la colaboración, a la búsqueda del bien común y a la redistribución de la riqueza.

Cáritas apuesta por la economía solidaria

Alumnos haciendo prácticas de carpintería.MálagaEl blog Cáritas con la Economía Solidaria quiere mostrar la opción y el impulso que Cáritas da y quiere seguir dando a este modo diferente de entender la economía entroncando dicha apuesta en su misión de “promover el desarrollo integral de las personas y los pueblos, especialmente de los más pobres y excluidos”.

Y lo hacemos desde la vida real y cotidiana de las Cáritas mostrando las experiencias significativas impulsadas en distintos ámbitos del ciclo económico: producción, financiación, comercialización y consumo.

En este sentido recogemos experiencias de comercio justo, finanzas éticas, empresas de economía social, consumo responsable y otras muchas iniciativas.

A pesar de las peculiaridades que puedan tener cada una de las experiencias, todas coinciden en una intención común: convertir a la economía y a todos sus actores en instrumentos para la transformación social, de forma que avancemos en la construcción de un mundo en el que todas las personas y pueblos tengan las mismas oportunidades de desarrollo personal y social.

Alumnos posan en fachada de Centro Integral de empléo(2)Granada.2010

Afortunadamente, en esta tarea de promoción de la economía solidaria no estamos solos, por el contrario, en realidad nos sumamos a numerosas personas y organizaciones que ya cuentan con una larga trayectoria y experiencia mostrando que otra economía no sólo es posible, sino real.

También queremos aproximarnos a aquellas nuevas experiencias que están dando respuestas innovadoras a nuevas sensibilidades sobre la necesidad de darnos otro tipo de reglas, también económicas.

EmailFacebookTwitterGoogle+LinkedInShare