¿Qué son las Finanzas Éticas?

Las finanzas y el dinero
Dentro de la economía, las finanzas se refieren al estudio de todo lo relacionado con el dinero, instrumento que en el actual sistema económico juega un rol preponderante.Leer más...

Image courtesy of hin255 / FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of hin255 / FreeDigitalPhotos.net

El dinero nació como una herramienta que ha contribuido a simplificar las transacciones necesarias para el desarrollo de la actividad económica y el intercambio de bienes y servicios que las personas necesitan para vivir, reemplazando al trueque e intercambio directo de bienes, que -en ocasiones- dificultaba la agilidad en el comercio y la compensación en el valor asignado a cada bien o servicio.

Imagen cortesiía de noppasinw / FreeDigitalPhotos.net

Imagen cortesiía de noppasinw / FreeDigitalPhotos.net

La utilización del dinero, como medio de intercambio, fue generando la necesidad de contar con sistemas que lo administraran, vinculando a quienes poseen en exceso este medio con quienes lo necesitan. De este modo fue surgiendo el sistema financiero, que en cada país está conformado por el conjunto de entidades, medios y mercados cuya finalidad es la de canalizar el excedente de dinero procedente de los “ahorradores” (personas, entidades, empresas, gobiernos, … que tienen superávit) hacia quienes tienen déficit o necesidad de dinero, denominados “prestatarios”, también conformado por personas, entidades, empresas y gobiernos. Las entidades más conocidas como administradoras de los sistemas financieros son los bancos, aunque también existen otro tipo de entidades tales como las cajas de ahorro, las bolsas de valores, las sociedades de garantía, las administradoras de fondos de pensión, las entidades aseguradoras, entre otras.

Cuando el dinero no cumple su finalidad
En numerosos casos, la función original del dinero comenzó a desvirtuarse, asignándole unos fines diferentes, pasando de ser un medio a convertirse en un fin en sí mismo, o ser utilizado para actividades nocivas para las personas, por ejemplo: Leer más...

  • Imagen cortesía de  digitalart / FreeDigitalPhotos.net

    Imagen cortesía de digitalart / FreeDigitalPhotos.net

    En el marco de los sistemas financieros, se ha desarrollado una industria de la “economía financiera” que le otorga al dinero “vida propia”. Ya no sólo existe la economía real o productiva, aquella que genera el trabajo que dignifica a las personas y produce bienes y servicios para la satisfacción de las necesidades de las personas; sino que ha surgido una actividad económica que tiene como objeto de comercio al propio dinero, y que busca la generación de “riqueza”, sobre la base de la especulación y comerciar con el dinero, a través de préstamos y otros instrumentos financieros, con el cobro de intereses, que en no pocas ocasiones, son excesivos. Esta actividad se basa en un principio de injusticia: unos pocos ganan a expensas de lo que otros que pierden. A escala mundial, esto afecta a millones de personas y a veces a países enteros, generando un sistema global de injusticia que acarrea el empobrecimiento de esas personas y el nulo o escaso desarrollo de países.

  • Imagen cortesía de worradmu / FreeDigitalPhotos.net

    Imagen cortesía de worradmu / FreeDigitalPhotos.net

    Una parte del dinero se ha puesto al servicio del desarrollo y la financiación de actividades perjudiciales para el ser humano, tales como, la fabricación de armas y toda su industria asociada;

    Imagen cortesía de Grant Cochrane / FreeDigitalPhotos.net

    Imagen cortesía de Grant Cochrane / FreeDigitalPhotos.net

    la industria de drogas y estupefacientes; las actividades contaminantes y/o lesivas del medio ambiente; la prostitución y trata de personas; las actividades de juego y “mesas de dinero”; entre otras actividades, que tantas muertes, enfermedades, pobreza y degradación del ser humano provocan; en pos de sólo objetivos de poder y riqueza para unos pocos.

¿Cómo surgen las finanzas éticas?
Las finanzas éticas surgen como reacción y cuestionamiento a esta realidad, siendo promovida por diversos grupos activistas de ciudadanos, principalmente en EEUU y Europa, durante la segunda mitad del siglo XX. Leer más...

Imagen cortesía de Serge Bertasius

Imagen cortesía de Serge Bertasius / FreeDigitalPhotos.net

En el caso de EEUU, surgieron de la mano de algunos movimientos como reacción concreta ante la guerra de Vietnam o contra la política del Apartheid en Sudáfrica: en el primero caso, la constitución de un Fondo de Inversión, que excluía a empresas vinculadas con la producción de armamento; como fue el Pax World Fund, en 1.968. En el segundo caso, por presiones a las empresas y en combinación con acciones políticas, tuvo como efecto que entre 1984 y 1990 el número de compañías norteamericanas que invertían en Sudáfrica descendiera de 317 a 124.

En el caso de Europa no fue hasta los años ochenta cuando comienza el desarrollo del mercado de los fondos éticos, siendo el primero de ellos el Friends Provident Stewardship en el Reino Unido en 1984, cuyo objetivo es el de invertir en empresas que tienen un impacto positivo en el mundo, evitando al mismo tiempo los que causan daños o perjuicios.

Imagen cortesía de Sira Anamwong / FreeDigitalPhotos.net

Imagen cortesía de Sira Anamwong / FreeDigitalPhotos.net

Progresivamente comenzaron a surgir otros grupos concienciados que reclamaban información y transparencia, y demandaban que la utilización del dinero tuviese una finalidad ética, es decir, que la actividad financiera estuviera basada en principios que respetaran los derechos humanos en todas sus dimensiones, la preservación de la paz y el respeto por el medio ambiente.

Estas iniciativas fueron confluyendo en proyectos que se han ido plasmando en la creación de organizaciones de denuncia y sensibilización sobre esta realidad, como así también de construcción de alternativas de utilización ética del dinero, como son los fondos éticos, los fondos de inversión socialmente responsable, los fondos solidarios, los bancos éticos y también las actividades “para bancarias” ejercidas por entidades sociales.

Definición de finanzas éticas
No existe una única definición sobre finanzas éticas, de hecho hay numerosa bibliografía que trata esta temática. Leer más...

Un ejemplo puede ser la que utiliza la organización SETEM en una de sus publicaciones:

…“la otra cara de la moneda” del ahorro. Otra forma de ahorrar e invertir que combina los beneficios sociales con los beneficios económicos. Cuentas de ahorro, fondos de inversión o planes de pensiones que pretenden el uso ético del dinero y apuestan por empresas que cuidan y hacen explicita su responsabilidad social y ambiental.

Image courtesy of Sujin Jetkasettakorn / FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of Sujin Jetkasettakorn / FreeDigitalPhotos.net

Las finanzas éticas implican a las personas y su capacidad de ahorro en proyectos que buscan el desarrollo, la redistribución de la riqueza y la protección del medio ambiente en cualquier lugar del planeta. Ser coherente con los valores éticos personales tiene mucho que ver con la capacidad de escoger dónde y cómo invertir los ahorros; la elección también determina nuestra responsabilidad en los efectos sobre el desarrollo humano y la ecología que tiene el uso de nuestro dinero. (Finanzas éticas: La otra cara de la moneda, 2006, p.4).

Los principios de las finanzas éticas
Según la asociación FETS (Financiación Ética y Solidaria), que a su vez gestiona el Observatorio de las Finanzas Éticas, las finanzas éticas tiene 5 principios que constituyen su base: Leer más...

  • Principio de Ética Aplicada: La ética como un proceso de reflexión permanente en la aplicación de los criterios de inversión y concesión de créditos.
  • Principio de Coherencia: Utilizar el dinero de forma coherente con nuestros valores.
  • Principio de Participación: La toma de decisiones tiene lugar de forma democrática. No se trata sólo de que los socios voten, sino que tienen que poder participar en la definición de las políticas básicas de la entidad.
  • Imagen cortesia de Stuart Miles / FreeDigitalPhotos.net

    Imagen cortesia de Stuart Miles / FreeDigitalPhotos.net

    Principio de Transparencia: Es necesario ofrecer información regular y pública de todas las actividades y sus consecuencias.

  • Principio de Implicación: Las entidades de financiamiento ético tienen que ir más allá de los criterios negativos y tienen que definir su política de inversión siguiendo criterios positivos para poder transformar la sociedad.

¿Que instrumentos hay en finanzas éticas?
El ejercicio de las finanzas éticas implica tanto el ahorro ético como el otorgamiento de créditos con finalidad ética. Leer más...

Dependiendo del sujeto que se involucre en finanzas éticas, es la finalidad o motivación que tiene para hacerlo. En el caso de las empresas habitualmente se enmarcan en sus políticas de inversión socialmente responsable (ISR) que incluyen varios parámetros para ser considerada así, generalmente vinculada a criterios sociales, medio ambientales, de buen gobierno y de un desempeño económico respetuoso de las leyes y derechos de las personas. En el caso de las personas y las organizaciones sociales, suelen vincularse a objetivos relacionados con iniciativas vinculadas a la economía solidaria.

Sin perjuicio de que puedan existir otros instrumentos menos conocidos para ejercer las finanzas éticas, se mencionan los siguientes:

  • Fondos de Inversión Éticos: Leer más...
    Image courtesy of greenphile / FreeDigitalPhotos.net

    Image courtesy of greenphile / FreeDigitalPhotos.net

    son instituciones de inversión colectiva cuya finalidad es la de canalizar el ahorro hacia empresas u organizaciones que cumplan criterios valorativos que establece el Fondo en su ideario. Generalmente estos criterios se refieren a que estas empresas u organizaciones expresen su acuerdo a respetar determinados valores éticos, sociales y medioambientales.
    Estos Fondos cuentan con una Comisión Ética que evalúa el cumplimiento de estos criterios para que determinada empresa u organización pueda formar parte del Fondo y recibir financiación para su actividad. Los criterios que se aplican suelen estar vinculados con las recomendaciones establecidas por organizaciones internacionales de reconocido prestigio, tales como las Naciones Unidas o la OCDE.Algunos de los criterios de exclusión más frecuentes son: inversión en países con regímenes políticos opresivos y que no respetan los derechos humanos; utilización de técnicas productivas contaminantes, nocivas y peligrosas; fabricación de material nuclear; explotación laboral de menores; destrucción del medio ambiente; falta de reconocimiento de los derechos fundamentales de los trabajadores; industria de armamento, alcohol y tabaco, juegos de azar, pornografía; …

  • Fondos de Inversión Solidarios: Leer más...
    Alumnos haciendo diseños con escuadras. (1)se trata de fondos cuyo fin es sólo ceder parte de la rentabilidad generada por los inversores a favor de organizaciones benéficas o para financiar proyectos sociales determinados. Este donativo puede ser realizado tanto por la entidad gestora del Fondo, como por las empresas partícipes del mismo. A diferencia del anterior, no se exige el cumplimiento de criterios socialmente responsables.
  • Iniciativas solidarias y éticas de captación de ahorro y concesión de préstamos: Leer más...
    oikocredit_logo_esgeneralmente son promovidas por entidades sociales no financieras creadas a efectos de canalizar recursos, y apoyar proyectos de la economía alternativa y solidaria, a favor de colectivos que tienen dificultades para acceder a la banca convencional. Las herramientas utilizadas son diversas, tales como el micro-crédito a personas con garantía solidaria; financiación a proyectos solidarios e integradores; apoyo a actividades empresariales de pequeñas empresas de origen familiar o que reúnen a pequeños productores; apoyo a cooperativas; entre otras. Son numerosas las iniciativas surgidas en los últimos años, fundamentalmente desde la década de los 90, algunas de las cuáles hoy continúan operando. Algunos ejemplos a nivel estatal son: Coop57, Oikocredit, etc.
  • Bancos éticos: Leer más...
    se trata de entidades financieras que operan en el mercado financiero formal, sujeto a las normativas reguladas por el Banco de España, pero que se diferencian de la denominada “banca convencional” en que tienen un objetivo diferente: financiar actividades económicas que generen un impacto social positivo, dándole así al dinero un valor diferente: estar al servicio de la transformación social y de que el fin sea el beneficio de la persona y la comunidad.
    En coherencia con ello, estos bancos se diferencian en cuanto al tipo de productos financieros que ofrecen a sus clientes; en la forma de gobierno de la entidad; en los criterios conque se evalúan los proyectos que se financian; en la transparencia en la comunicación del destino de sus operaciones financieras; y en brindar a los clientes la posibilidad de participar y decidir sobre los proyectos que se van a financiar con su dinero, sobre la base de criterios éticos de transformación social y principios de solidaridad; apoyando así proyectos que generan empleo, que respetan el medio ambiente, que promueven los valores culturales, que generan actividades económicas justas, que apoyan proyectos de desarrollo local, etc. caixa_pollenca-logoEsta finalidad no se contradice con el hecho de que un banco ético también procura la rentabilidad o beneficio económico, contando con normas que preservan la liquidez y seguridad de las inversiones, asegurando una justa remuneración de las inversiones de sus clientes, así como seguir financiando nuevos proyectos con una finalidad social y solidaria, preservando así el valor social del dinero. logo-triodos-bank-1Algunos ejemplos de Banca Ética en España son: Banca Fiare; Colonya Caixa Pollença; Triodos Bank.

Desde el conjunto de estas entidades y otras, se procura el desarrollo de un sistema financiero ético, donde la intermediación financiera tenga una finalidad diferente a la del sistema financiero tradicional, procurando que el dinero esté al servicio de la financiación de proyectos con un valor añadido para la comunidad en las dimensiones social, medioambiental, cultural, educativo, solidaria, etc. recuperando así el sentido social y original del dinero: una herramienta que pueda generar recursos productivos y que no sea un fin en sí mismo.

EmailFacebookTwitterGoogle+LinkedInShare